Nombre 

 

Jardín de Mariposas y Polinizadores
Grado-Asturias

 

 

Luis M. Lafuente

Fotógrafos

Todos los derechos reservados © 

 

Link:

 

"Cómo hacer un Jardín de mariposas"

 

 

China lleva en transición hacia la modernidad desde hace mas de una década, aunque la inmensa población del país no parece haberse enterado, unos miles de personas inmensamente ricas hacen ostentación de sus riquezas por doquier, no hay tienda de marca que no esté presente allí, concesionarios de coches de marca de precio extremo están vacíos porque cuando reponen existencias la mercancía se agota en minutos, coches, joyas, restaurantes exclusivos de menús occidentalizados, tiendas de ropa de conocidas marcas de precio inalcanzable, perfumes, zapaterías, edificios o conjuntos de edificios que te hacen dudar de donde te encuentras, y todo, todo, se multiplica exponencialmente cuando llega la noche, edificios aparentemente de muro cortina de cristal convierten sus fachadas en inmensas pantallas de televisión, ciento diez pisos de iluminación a base de diodos led, todo se ilumina para deslumbrar al viajero que había pasado de Parques Naturales, bosques de Bambúes y la mermada tranquilidad que se respiraba en los templos budistas a la sorpresa de estar delante de una línea de cielo espectacular, que esconde en sus bajos comerciales el mayor centro comercial de Asia, y la imponente tienda de Apple construida totalmente en metacrilato.

 

Un lugar donde toda franquicia existente que se precie, ya fuese americana o Italiana estaba presente, creo que se podía crear allí una franquicia de churrerías y chocolates, creo que sería un buen negocio..

 

Shanghái es una ciudad que nunca duerme, es verdad, la ciudad no duerme, pero mientras el carnicero se duerme entre cliente y cliente con la cabeza apoyada entre la casquería o la motorista echa una siesta de profundo sueño tras la comida dormitando sobre su manillar, se duerme en el metro, las gentes se duermen hasta colgadas de la barra de los vagones, se madruga mucho y se vuelve muy tarde a casa, el trabajo parece ser allí como una religión, aunque no por muchas horas de trabajo se es eficiente.

 

No salí de allí con la certeza, ni siquiera con la mínima idea de la procedencia del origen de tanta riqueza, parece que sobran ocasiones de hacer negocio y unos pocos emprendedores son los que están poniendo el País en pleno estado de transformación hacia el futuro.

 

Por los edificios de la ciudad financiera que estaban construyendo, el horizonte pronto cambiará en una guerra por llegar mas alto, mientras, otros veintitrés millones de habitantes de un censo ya obsoleto, ciento diez pisos mas abajo, luchan por vivir el día a día, por hacerse un hueco, con el sueño de prosperar algún día y formar parte de esa casta privilegiada y dada su constancia, no me extrañaría que muchos lo consiguiesen..

 

Uno puede vivir en una casa social tipo las de los años cincuenta en España, aquellas del yugo y las flechas, pero en su puerta estará aparcado un Porsche Panamera , un Cayenne, Aston Martin, Ferrari o Maserati, lo que unido a un buen traje + frecuentar el lugar adecuado y uno ya estará en el camino del business, el secreto, parece ser, se encuentra en crear un halo de opulencia y ostentación a tu alrededor, a partir de ahí, dicen, las ocasiones de negocio puede comenzar a fluir.

 

Pensar que aquella revolución acabó de ésta manera es cuando menos curioso, lo cual no nos dice nada, excepto que los tiempos cambian y estas gentes no se andan con bromas, comprando en silencio aquí y allá, tal parece que el mundo acabará siendo de su propiedad..

 

Realmente se percibe la presión de la ciudad, pero a pesar de haber encontrado en China lugares de gran belleza y tranquilidad, recomiendo la visita a esta lugar estresante donde por haber.. hay hasta librerías..pocas..

 

Esta fue mi percepción de la realidad, seguro que hay otras, ...pero serán mas caras..!!

 

Mientras, en algunos lugares, las inmensas estatuas de Mao con su mano derecha levantada y la izquierda sujetando su característica gorra con estrella, parece vigilar o dar la bienvenida a quién por allí se acerque, estoy seguro que ante semejantes contrastes, nadie entre todos los visitantes se marchará indiferente, al menos en mi caso.

 

Intentaré volver con calma tan pronto como pueda, mas temprano que tarde, he dejado allí muchas fotos por tomar, muchos lugares que visitar y muchas bellezas con las que admirarse, entre otras cosas,

 

Lástima de viaje, cincuenta horas son muchas horas…